Saltar al contenido

Urgencias Veterinarias

Cuidado con el Calor

Ha llegado el calor ¡y de qué manera!. Tanto los animales como el ser humano lo sufren. Pero los primeros carecen de la capacidad de transpirar y no pueden regular su temperatura corporal mediante el sudor, ya que no tienen glándulas sudoríparas repartidas por el cuerpo.

Los perros eliminan el calor a través del jadeo y del sudor que expulsan por las almohadillas de los pies y por las zonas aisladas con poco pelo, como puede ser el vientre.

Los gatos intentan mantener una temperatura estable lamiéndose y manteniendo el pelo liso. De este modo, la saliva depositada en el pelo, al evaporarse, disminuye su calor corporal.

Por lo tanto, hay que tener mucho cuidado cuando los termómetros suben. En condiciones normales, los perros tienen una temperatura corporal de entre 38ºC y 39ºC. De 38ºC y 39,5ºC los gatos, por lo que tienen poco margen cuando ésta sube. Pueden alcanzar rápidamente 41ºC o 42ºC, punto en el que llegan al golpe de calor y pueden morir. La Hipertermia o “golpe de calor”, puede acabar con tu peludo en menos de diez minutos.

 

¿Cuándo se produce el golpe de calor?

Suele darse, como es lógico, en épocas como el verano, cuando hay temperaturas muy altas y también un alto grado de humedad. Esto hace que el perro o gato acaben con sus reservas de azúcar y sales minerales, provocando un colapso interno que puede acabar con él en pocos minutos.
Además de la temperatura, también hay ambientes que propician el golpe de calor, como los espacios reducidos y/o mal ventilados, el coche, una habitación cerrada, un balcón o el trasportín.

 

 

¿A quién afecta más?

Los perros y gatos más propensos al golpe de calor son:

Los cachorros, los animales enfermos y los de más edad. Los cachorros (antes del año de edad) tienen un sistema inmunitario inmaduro y su capacidad de refrigeración no está al 100%,. Los perros mayores (a partir de 11 años) no pueden mantener una temperatura corporal adecuada con la misma facilidad que un perro joven. Por último, los animales con insuficiencias cardiacas, respiratorias, diabetes,… son también más vulnerables ya que sus dolencias pueden agravarse con las subidas de las temperaturas

Los animales de capa negra, ya que absorben más el calor que los de capa clara.
Los perros y gatos que tienen el morro chato, como el Bulldog, el Carlino, el Pekinés o el gato Persa, por sus dificultades para respirar.

Los perros que hacen ejercicio en tiempo caluroso, como los Galgos o Greyhounds.

Los animales obesos también sufren especialmente el calor.

 

Síntomas del golpe de calor

El perro o gato ha sufrido un golpe de calor cuando muestra los siguientes síntomas:

  • Está perezoso y sin ganas de moverse.
  • Su respiración es rápida o costosa y las mucosas de las encías y de
  • Tiene temblores musculares e incluso vómitos.
  • Tiene aumentado el ritmo cardíaco.
  • Se tambalea.
  • la conjuntiva están azuladas.

A raíz de estos síntomas, si el animal no es tratado a tiempo, puede que esta dolencia se agrave y:

  • Le aparezcan pequeñas manchas de sangre en la piel.
  • Padezca una hemorragia gastrointestinal.
  • Sufra una insuficiencia hepática o renal.
  • Se vea afectado por un edema cerebral.
  • Le fallen los órganos.

 

¿Qué hacemos en estos casos?

El golpe de calor se tiene que tratar de inmediato, a la menor sospecha debemos llevar al perro o gato al veterinario. Si la situación es tan grave que no podemos trasladar al animal hasta la clínica,nuestro objetivo será bajar la temperatura corporal del animal lo antes posible, pero no lo podemos hacer de cualquier manera.

Pasos a seguir ante un golpe de calor:

  • Para bajar la temperatura corporal del animal deberemos llevarlo inmediatamente a un sitio fresco y aplicar frío en las zonas más importantes, como son la cabeza, el cuello, las ingles y las axilas. Así, refrescaremos la sangre que va hacia el cerebro, evitando un posible daño cerebral, y bajaremos la velocidad de la respiración.
  • Deberemos poner al animal bajo un chorro de agua (no muy fría) y humedecerle la boca sin obligarle a beber, puesto que puede que sea incapaz de tragar o que mucha agua lo ahogue. Cuando veamos que la respiración se ha normalizado, podremos sacarlo de debajo del agua,pero manteniendo siempre el control de su temperatura.

A pesar de todos estos esfuerzos, es fundamental que cuando nos sea posible, llevemos al perro o al gato al veterinario. Éste deberá hacerle un reconocimiento y administrarle la medicación adecuada para acabar de recuperarse.

 

¿Cómo evitarlo?

Simplemente hay que actuar con sentido común.

  • Dale de beber regularmente para evitar la deshidratación. El agua se debe renovar a menudo y se debe administrar en pocas cantidades.
  • Cuando viajes, no olvides llevar agua y hielo para ellos y ofrecérselos en cada parada, te lo agradecerán. También podemos colocar en el suelo del trasportín toallas húmedas para que vayan más frescos.
  • No dejes NUNCA al perro o gato encerrado dentro del coche. A menudo pensamos que, por unos minutos, con el coche a la sombra y una ventanilla entreabierta, el perro no corre peligro. Pero nada más alejado de la realidad. En sólo unos minutos, el coche se convierte en una trampa mortal para el perro porque puede alcanzar temperaturas de 50ºC y el perro sufriría una subida de temperatura que haría peligrar su vida.
  • Saca a pasear al perro en los momentos de menos calor y evita que haga mucho ejercicio.
  • No dejes al perro o al gato en una habitación pequeña sin ventilación.
  • Si tienes jardín, debe tener sombra abundante en la que pueda cobijarse.
  • En verano, es mejor darle la comida por la noche porque después de comer son más propensos a sufrir colapsos.
  • Si tiene el pelo largo, puedes cortárselo, pero no dejarlo muy corto, ya que el pelo les protege tanto del frío como del calor. Además hay razas como el Spitz o el Husky Siberiano en las que está contraindicado. Aunque lo pasan mal con el calor, su pelo es su mejor protección.
  • El aire acondicionado también es adecuado para los perros. Si se tiene posibilidad de tenerlo, el perro también lo agradecerá.

 

EN DEFINITIVA, piensa en él como en ti mismo.

 

Y sobre todo:

¡Disfrutad de vuestras vacaciones! JUNTOS SERÁN MUCHO MÁS DIVERTIDAS.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies